CASA 1 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Casa angular de fuego; es la más importante de las casas que se refieren al propio individuo. El Ascendente (AS) es la cúspide o inicio de la casa 1.

Indica las actitudes del individuo. Su manera de tomar decisiones y la naturaleza de éstas. Es un indicador del aspecto físico (forma del esqueleto, estatura, musculación, etc.) y la manera de caminar (o de "caminar" por la vida). Los aspectos que reciba el AS y su regente modificarán parcialmente lo indicado por el signo en la cúspide.

En las sinastrías, dos ascendentes bien aspectados son clave para una buena relación; si están en signos opuestos darán un gran atractivo mutuo; en cuadratura, antipatía al primer vistazo. 

La cúspide de la Casa I, también llamada Ascendente, guarda analogía con el elemento fuego, con el signo de Aries y con el planeta Marte.

En el signo y planetas que están en la casa I, vemos como los otros nos ven y describen y como nosotros nos vemos a nosotros mismos, Es la personalidad que vamos a ir desplegando con y para los demás durante nuestra vida, y es el vehiculo de comunicación y de relación con lo que nos rodea.

El sujeto nace con unas potencialidades sol/luna que abarcan todas las áreas del ser, pero estas potencialidades necesitan un personaje para comunicarlas al exterior, este personaje/mascara es el ascendente.

Cuando el signo solar y el signo ascendente coinciden (por ejemplo Sol Leo con Ascendente Leo), el signo de Leo sale reforzado, y el individuo “es Leo” y se muestra a los demás como Leo. En el caso de no coincidir el signo Ascendente con el signo solar se dan once formas distintas de representar el “ser Leo”, cada una por signo astrológico distinto al signo del Sol. Por esta razón muchas personas no parecen ser o comportarse como el signo solar.

EL SOL EN CASA 1: Autonomía, energía, asertividad, seguridad en sí mismo; cualidades de líder, identificación de los valores con los actos, lo que es un rasgo de nobleza en el proceder; siempre procura actuar en consecuencia y consonancia con sus convicciones.  Es un factor de vitalidad y fuerza física o muscular (y aspecto radiante), sobre todo si está situado en signos fijos o de fuego. No precisa de la aprobación de los demás cuando piensa que debe actuar de determinada manera.
Cuando se encuentra mal aspectado también indicará autonomía, etc. pero supondrá problemas o conflictos debidos a la manera de tomar decisiones, excesivamente unilateral, o a un ego excesivo. A veces tiende a adoptar el papel de "padre" o a ser autoritario. Debe aprender a ponerse en el lugar de los demás.
Se le relaciona a menudo con los problemas cardiacos, de la vista y de la columna vertebral. 

LA LUNA EN CASA 1: Indica una gran sensibilidad emocional y predisposición a compartir la toma de decisiones, ya que necesita de la aprobación de los demás a la hora de actuar. Otorga un fuerte rasgo de sentimentalidad y apego a los demás. Suele dar pómulos anchos y ojos redondos. Es un factor de tendencia a retener líquidos, especialmente en signo de agua, por lo que la piel tiende a adoptar un aspecto muy suave (o hidratado); si además está mal aspectada con planetas expansivos (Júpiter, Venus), es un importante factor de obesidad. 
Cuando está mal aspectado, puede indicar un exceso de influenciabilidad y una falta de autonomía a la hora de tomar decisiones, por lo que el sujeto puede adoptar el papel protector o de "madre" (o también de "bebé"). Debe aprender a protegerse a sí mismo y cultivar un cierto desapego de los demás y ser más independiente. 
Puede suponer problemas metabólicos y hormonales, con una gran tendencia a somatizar todo tipo de experiencias emocionales desagradables (disgustos, decepciones) en forma de alergias, forúnculos, irritaciones de la piel, indigestiones, problemas estomacales. También rige simbólicamente las glándulas mamarias, por lo que puede relacionarse con sus patologías. Además, se la puede relacionar con las neurosis. 

MERCURIO EN CASA 1: Indica el predominio de la razón a la hora de tomar decisiones, aunque no necesariamente indica una persona intelectual. La casa 1 es el GOZO de Mercurio, por lo que, de estar presente en ella, supone una gran facilidad y versatilidad para la toma de decisiones, incluso en el aspecto físico, por lo que otorga una gran psicomotricidad (útil para el deporte y actividades físicas que requieran habilidad). A menudo otorga un cuerpo delgado y elástico, quizá desgarbado, cara triangular y brazos largos.
Siempre facilita mucho el logro de los objetivos personales, pero, si está mal aspectado debe asegurarse de que utiliza esta energía de manera positiva y de que realmente hace lo que le conviene. A veces puede faltarle algo de personalidad propia, de objetivos o criterios claros a la hora de actuar e incluso de una moral definida, por lo que puede actuar como "satélite" de otra persona. Debe definir su propia idiosincrasia o dejar de actuar como mero recadero o transmisor de información. A menudo se le relaciona con problemas nerviosos, respiratorios e intestinales. 

VENUS EN CASA 1: Tomará las decisiones de manera armónica y elegante, buscando el punto medio o evitando los excesos. Sopesará la opinión de los demás y nunca actuará de manera impositiva, por lo que tiende a actuar formal y educadamente. Sabe admirar las virtudes de los demás y nunca actuará con soberbia o desprecio, ni será víctima de su propio ego. Otorga un aspecto elegante, bonito y, sobre todo en las mujeres, como de "muñeca" o graciosamente redondeado. 
Cuando está mal aspectado el sujeto puede tener problemas por falta de voluntad. Dará buenos consejos y sabrá qué se debe hacer, pero le resultará difícil llevarlo a cabo por sí mismo. Puede actuar como "espejo" de alguien a quien admira y adoptar su personalidad. Debe aprender a afirmar su voluntad y actuar más por sí mismo y asumir responsabilidades.  

MARTE EN CASA 1: Ejerce una influencia parecida al Sol, pero haciendo mayor énfasis en la voluntad y el aspecto combativo y competitivo al tomar decisiones, lo cual es un factor de logro de las ambiciones. Tiende a ser más eficaz si debe superar adversidades o al público en contra. Será un excelente "soldado", un eficaz militante si se deja guiar por ideales nobles y honrados. El aspecto físico es musculoso o fibroso (con nariz fuerte característica), como preparado para la acción. 
Cuando está mal aspectado, debe evitar el actuar a toda costa, pues hay ocasiones en que es mejor no actuar. Así mismo debe evitar la imposición excesiva. Y siempre debe pensar que el tener la razón -cosa siempre subjetiva- no le da derecho a imponerse a los demás. Además debe intentar competir menos con personas que serían estupendos colaboradores (y colaborar con ellos).

JÚPITER EN CASA 1: Éste es un rasgo clásico de bonhomía, pues el individuo tiene una moral muy sólida, por encima de intereses materiales, y una gran visión de conjunto, a la hora de tomar decisiones, lo que facilita que éstas resulten, o puedan parecer, afortunadas. Muestra una gran seguridad en sí mismo a la hora de tomar decisiones. Otorga un aspecto honorable o sabio, con una frente amplia característica. Es un factor de cuerpo grande y manos grandes. 
Cuando está mal aspectado, indicará lo mismo, pero sus actitudes pueden entrar en conflicto con, por ejemplo, un jefe prejuicioso o despótico, una falta de estudios o capacidad intelectual, de recursos materiales, protección emocional, un entorno difícil, etc. que puedan dificultar el desarrollo personal. Pero este planeta, la fortuna mayor, siempre otorga cualidades positivas que facilitan la vida, ayudan a superar dificultades y el rumbo que continuamente establecemos al tomar decisiones.
Con los malos aspectos debe asegurarse que los méritos se corresponden con las ambiciones y de que sus costumbres son congruentes, o de que no despilfarra sus capacidades. Resulta problemático si, además de estar mal aspectado, se encuentra retrógrado, pues en este caso podría formarse una moral propia ignorando los legados de su sociedad o cultura, o la moral establecida, y entrar en conflicto con ellos.

SATURNO EN CASA 1: Éste es un gran rasgo de racionalidad, seriedad y responsabilidad a la hora de tomar decisiones, lo que puede resultar favorable si no entra en conflicto con otros planetas. Sin embargo, por pura responsabilidad o miedo a equivocarse, huirá de todo riesgo o improvisación, lo que puede resultar demasiado poco espontáneo. Esto puede suponer un gran problema cuando está muy mal aspectado, pues dificultará el éxito y la realización personal del individuo, puede retrasar su madurez (o, por el contrario parecer demasiado viejo).
El aspecto físico es a menudo seco, delgado y enjuto. A menudo se le asocia con fracturas y problemas óseos o con el metabolismo del calcio. 
Debe aprender a arriesgarse razonablemente, a asumir el fracaso como algo natural, a valorar las experiencias personales; comprender que una premeditación excesiva, sobre todo en los asuntos emocionales, hace que estos carezcan de todo valor. 

URANO EN CASA 1: Confiere una gran independencia, originalidad e inventiva en la toma de decisiones, por lo que tiende a actuar al margen de la colectividad, con la que no quiere sentirse identificado. El individuo es muy peculiar incluso físicamente, con llamativas articulaciones (hombros, codos, nudillos) y ciertas concavidades en los rasgos faciales, con pómulos poco prominentes.
Cuando está mal aspectado puede indicar decisiones bruscas o extrañas, y la independencia excesiva puede hacerle comportarse como un bicho raro o un "snob". Debe aprender a adaptarse a los demás y comprender que el comportamiento gregario tiene bastante sentido para los asuntos sociales y emocionales.

NEPTUNO EN CASA 1: Hace al individuo espiritualizado, sensible, con un halo místico. Lo intangible es a menudo su principal motor a la hora de tomar decisiones. La compasión y los sentimientos serán mayores estímulos para la acción que las cuestiones materiales. Físicamente confiere un rasgo de debilidad y disminuye la fuerza muscular, incluso en ascendentes de fuego o signos fijos.
Por esto, cuando está mal aspectado, puede hacer al individuo bastante indeciso, falto de voluntad, incapaz de luchar por sus intereses e incluso bastante manipulable. La influencia es parecida a la de Venus, pero apartado de la realidad y lo material. 

PLUTÓN EN CASA 1: Hace al individuo fuerte, sólido y apasionado. El poder es el principal móvil de sus decisiones, siempre actuará interesada y competitivamente. Físicamente es duro y robusto, dotado de una energía que parece inagotable, incluso si se sitúa en signos débiles o menos fuertes, como Géminis, Cáncer, Virgo, Libra, Capricornio o Piscis. Su influencia es parecida a la de Marte, pero ejercida con mayor premeditación y persistencia, lo cual es un importante factor para lograr todo lo que se propone y ejercer un fuerte dominio sobre su entorno. 
Cuando está mal aspectado puede conferir un fuerte egoísmo y una personalidad manipuladora, por lo que debe asegurarse de que actúa con una moralidad irreprochable (indicado por el Sol, Júpiter, casa 9) y de que no ignora los sentimientos ajenos (indicado por la Luna) si no quiere ganarse el rechazo de los demás. Debe aprender el significado de las palabras "perdón" y "compasión". 

Casa 1: Lamanera de iniciar las cosas, de caminar por la vida.