CASA 10

Casa angular de tierra (MATERIAL); es la más importante de las casas que se refieren a los asuntos materiales del sujeto. El Medio Cielo (MC) es la cúspide o inicio de la casa 10.

Indica la manera de ostentar el poder o la posición socio-profesional, la imagen pública, la fama, etc. Por eso siempre habla de las ambiciones y posibilidades de progresar materialmente (aunque para esto también se debe considerar la productividad laboral y la gestión del dinero, es decir, las casas 6 y 2) y las relaciones con los superiores. De manera complementaria, también habla de cómo se desarrollan las relaciones con el progenitor de distinto sexo del nativo (con la madre en tema masculino y viceversa).

Allievo di David, de Jean-Auguste-Dominique Ingres.

EL SOL EN CASA 10: Indica una gran necesidad de brillar profesionalmente. El nativo toma una actitud muy profesional y da lo mejor de sí mismo en el puesto que ejerce. Es normal que progrese bastante en su medio, y que tenga una fama considerable, pues no pasará desapercibido. Lo logrará con facilidad si está bien aspectado, y con dificultad y superando fuertes obstáculos si está mal aspectado. Necesita admirar (o rechazar) a los superiores, que serán más o menos armónicas según los aspectos que el Sol reciba de otros planetas; indica también una relación importante (en el sentido que sea) con uno de los progenitores, más a menudo con el padre. El signo en que se encuentre el Sol será un fuerte indicador de la profesión del nativo (por ejemplo, si el Sol estuviera en Géminis indicaría medios de comunicación o transporte, etc. Alcanzará su mejor posición en la mediana edad.
Cuando está mal aspectado, el individuo debe reflexionar sobre su propio orgullo y sobre el equilibrio de los elementos que pone en juego para realizar sus ambiciones. Debe considerar si actúa con la dedicación, responsabilidad, preparación, recursos materiales o medios de acción, conocimiento y visión de circunstancias adecuadas a lo que aspira, así como los aliados con los que cuenta o los rivales y obstáculos que debe superar. 

LA LUNA EN CASA 10: Indica una gran necesidad de atención, aceptación y protección del público, por lo que es normal que el sujeto sea muy conocido o trabaje en contacto con una gran cantidad de público. La Luna en 10 es frecuente tanto en empleados de comercio como en políticos de elección popular, y no es infrecuente en amas de casa. Si es armónico, se esforzará por satisfacer las necesidades de los demás y tendrá muy buena fama. Pero si está mal aspectada, también será muy conocido, pero la imagen pública estará sometida a considerables altibajos. Otorga una gran capacidad de comunicación de los sentimientos y de compartir un estilo de vida con el público, se le notan mucho los sentimientos y su estado de ánimo, que se halla expuesto o depende mucho de la aceptación por parte del público, por lo que su posición sufrirá altibajos a lo largo de la vida. También indica un fuerte apego (en el sentido que sea) con uno de los progenitores, más a menudo con la madre. 
Cuando está mal aspectado, el sujeto debe considerar si actúa con autonomía, si le conviene volcarse tanto en la vida pública o si descuida su vida privada; debe meditar sobre sus fobias, manías, obsesiones o limitaciones cualesquiera a su equilibrio emocional. Así mismo, debe considerar si se encuentra en un entorno favorable, pues depende mucho de él.

MERCURIO EN CASA 10: Indica el predominio de la razón a la hora de ejercer su puesto profesional, aunque no necesariamente indica una persona calculadora en sus ambiciones. La comunicación verbal, ya sea oral o epistolar, es muy importante en su puesto, en el que las actividades serán múltiples y variadas. El individuo ejercerá a menudo un puesto de intermediario, o gravitará en torno a una persona más poderosa, de la cual dependerá su propia imagen pública. Es frecuente en secretarios, intermediarios y representantes. Alcanzará su mejor posición en varias ocasiones y en varias especialidades. 
Si está mal aspectado, sus ambiciones e imagen pública estarán expuestas a la malinterpretación, la agresividad verbal, la irresponsabilidad, el escepticismo, engaño, manipulación, etc., que el sujeto atribuye a los demás, sea cierto o no. Por esto, estará expuesto a rupturas de contratos, situaciones problemáticas en la empresa, etc., por más que sus habilidades sean indudables. A menudo debe plantearse para quién o con qué objetivos está trabajando. 

VENUS EN CASA 10: Busca la felicidad, el gozo y un cierto sentido estético del puesto al que aspira. Es frecuente en artistas, cantantes, actores, etc, pero también en la judicatura y la abogacía; debido a su capacidad de colaboración, a menudo su fama depende de un aliado o se debe a la fama del cónyuge; en todos los casos supone una cierta facilidad para conseguir apoyos a sus ambiciones, sobre todo en la juventud. Suele dar una imagen elegante, tolerante, bella o bien educada. Sopesará la opinión de sus superiores y su público o clientela y nunca actuará hacia ellos de manera impositiva, por lo que suele dar posiciones sociales agradables y una cierta facilidad para lograr las ambiciones, al menos en apariencia.
Cuando está mal aspectado el sujeto puede tener problemas por dar más importancia a las apariencias a la hora de desarrollar sus ambiciones; por ejemplo, podría vestirse con elegancia para un acto público, pero quizá no prepare adecuadamente sus declaraciones, o descuide sus responsabilidades. Debe cultivar una mínima eficacia y responsabilidad en su puesto, no dejar las cosas para más adelante e intentar progresar por sí mismo, dentro de las capacidades que indudablemente tiene.  

MARTE EN CASA 10: El sujeto busca compartir acción y experiencias con su jefe o sus superiores, para los cuales será su principal brazo ejecutivo. Bien aspectado supone una posición profesional alcanzada pronto, y una relación franca y dinámica con sus superiores.
Cuando está mal aspectado supone una relación agresiva respecto a los superiores, que pueden ser tan autoritarios como él mismo. Es tan eficaz a la hora de lograr sus objetivos que no se detendrá en matices. Tiene verdadera impaciencia por desarrollar sus ambiciones. Debe aprender a moderar sus exigencias, ceder o ser más tolerante en los métodos, pues el fin no justifica los medios. De otra manera llegaría a ser (o parecer) un déspota o un explotador. 

JÚPITER EN CASA 10: El sujeto se siente orgulloso de su posición, su poder y capacidad de liderazgo. En su puesto actuará con gran sabiduría y visión de conjunto, lo que le ayudará a lograr sus objetivos, que a veces consigue con sorprendente facilidad. Es frecuente encontrarle en la banca, la política y la administración de empresas. Procurará realizarse mejorando su estatus u obteniendo honores y reconocimiento, para lo cual incluso recurrirá a trucos sagaces; aunque no tiene porqué salirse de la ley, de cuyo buen cumplimiento puede tener fama. Alcanzará su mejor posición avanzada la mediana edad.  
Cuando está mal aspectado puede indicar una cierta irregularidad en los métodos, explorando atajos de dudosa legalidad. Aún siendo una persona honrada, puede sentirse demasiado seguro de que su honorabilidad está fuera de toda duda y arriesgar su imagen pública innecesariamente. Tiende demasiado a la autojustificación y es un maestro poniendo excusas o coartadas. Suele hacerse perdonar demasiado por su irresponsabilidad. Debe ser más escrupuloso con los detalles a la hora de luchar por el logro de sus objetivos. 

SATURNO EN CASA 10: El sujeto busca seguridad y estabilidad en su puesto socio-profesional. Tiene miedo al fracaso, o a arriesgarse en su puesto, que desempeñará con una máxima responsabilidad y concienzudamente. Su mejor posición la alcanzará tarde, a edad avanzada, después de toda una vida ascendiendo uno a uno todos los peldaños necesarios. A veces peca de rigidez, por lo que puede desaprovechar las ocasiones de ascender por una cierta subestimación, o por falta de oportunismo, imaginación o espontaneidad. A menudo actúa como dando por sentado que no le sonreirá la suerte. 
Cuando está mal aspectado, estas limitaciones pueden cebarse en el individuo, que puede fracasar por un pequeño detalle que pasó inadvertido, pero que a la postre resultó fatídico. Debe luchar contra la subestimación y saber elegir caminos donde pueda brillar personalmente, para lo cual debe ser menos rígido en los métodos y estar más abierto a las ocasiones que se presentan. No debe embarcarse en empresas arriesgadas o a largo plazo, si el posible fracaso le va a dejar traumatizado.

URANO EN CASA 10: El sujeto busca innovación en el logro de sus objetivos y precisa que su puesto socio-profesional resulte original por algún motivo. Necesita una gran independencia en su puesto para resultar creativo o desarrollar su inventiva. Si se ve en una situación en la que ha de elegir entre la libertad y el logro de un eventual ascenso o una mejora económica, renunciará rápidamente a las cuestiones materiales. Necesita sentirse independiente sobre todas las cosas, por lo que se rebelará contra sus superiores si estos quieren imponerle algo. 
Cuando está mal aspectado, el individuo puede tener una actitud tan rebelde que le impide estabilizarse en un puesto sólido o progresar en la vida. Quiere actuar tan de por libre que a veces parece imposible obtener de él ninguna colaboración; o simplemente que lleve tanto la contraria que su participación se haga sumamente incómoda. Debe intentar ser más colaborador y más paciente con los demás, así como evitar dar una imagen extraña o demasiado compulsiva, egocéntrica o escandalosa. Debe comprender que toda posición implica un cierto nivel de compromiso y que sí nos debemos a nuestros superiores, compañeros y clientes por el motivo que sea. Debe evitar el resultar demasiado desagradecido o desapegado; y ser consciente del nivel de compromiso que está dispuesto a asumir antes de asumir un cargo.  

NEPTUNO EN CASA 10: El sujeto aspira a cosas muy especiales en su vida, algo que trascienda de la vulgar realidad cotidiana o que tenga algo de novelesco, por más que el sujeto casi nunca sabe exactamente qué es lo que realmente busca en la vida. Sin embargo, aunque no resulte muy original, puede dar una imagen de persona genial o muy refinada en algún sentido, así como un tanto despistado. Si encuentra su verdadero camino, éste le absorberá tanto que puede llegar a encontrar problemas para seguir siendo él mismo. La relación con sus jefes será muy especial, pues a menudo no necesitará palabras para comunicarse con ellos; necesita idealizarlos y les consentirá todo, por lo que, sobre todo si está mal aspectado, podría ser víctima de su propia ingenuidad o resultar explotado.
Cuando está mal aspectado, debe aprender a distinguir la delgada línea que separa lo genial del desastre total. Debe ser más realista en sus objetivos y asegurarse de que son realmente alcanzables. Y debe ser más práctico a la hora de relacionarse con los superiores, así como asegurarse de que estos son de fiar. 

PLUTÓN EN CASA 10: El sujeto busca inconscientemente un aumento de poder o un cierto grado de crecimiento personal en su puesto de trabajo, pues su ambición es grande. Será un jefe muy exigente pero también estará dispuesto a ser exigido, y dará siempre una imagen de fuerza y poder. Siempre huirá de la frivolidad en sus objetivos y no se dejará llevar por las apariencias. Se sentirá profundamente vinculado a sus ambiciones y a su empresa, por la que trabajará apasionadamente.
Cuando está mal aspectado, el nivel de exigencia puede llegar a ser excesivo o asfixiante, o dar lugar a luchas de poder destructivas. O podría dar una imagen en exceso intolerante o despótica.  Debe aprender a dejar hacer, desconfiar menos y limitar su nivel de exigencia con los colaboradores, así como las obsesiones en asuntos de poder o con sus ambiciones.