CASA 3

Casa cadente de aire (SOCIAL);  se refiere a las relaciones sociales del sujeto que no son libremente elegidas, pero que forman parte de nuestro entorno cotidiano, como los hermanos, vecinos y gente del barrio. También se refiere a la vida en la escuela primaria, la manera de "redactar" las ideas (del lenguaje no-verbal se encarga la Luna), de expresarse y comunicarse, incluso físicamente; por eso también se refiere al vehículo, los medios de transporte y desplazamiento cotidianos, al teléfono y al correo.

Casa 3: Lamanera decomunicarse y el intelecto concreto

EL SOL EN CASA 3: El sentimiento de valor, dignidad y poder proviene del reforzamiento del intelecto y la capacidad de comunicación (e imitación). La vitalidad se manifiesta cuando aprende o se entera de algo y comparte ideas, conocimientos u opiniones. Necesita adquirir conocimientos y sentirse escuchado. Puede indicar admiración hacia un hermano o un compañero de colegio. Los desplazamientos cotidianos y los medios de transporte o comunicación son importantes en su vida.
Cuando está mal aspectado indicará problemas en la escolarización o de rivalidad o competitividad en la relación con los compañeros, hermanos o vecinos. Averías y accidentes con los medios de comunicación o transporte. Problemas en los desplazamientos cotidianos.

LA LUNA EN CASA 3: Capacidad para sentir lo que se está pensando. Dificultad para distinguir entre los pensamientos propios y los del interlocutor. Las ideas dependen demasiado del estado de ánimo. Con notable imaginación y buena memoria, le cuesta, sin embargo, ser objetivo en sus apreciaciones. Avidez de conocimiento y la comunicación del mismo. Ésta es la casa de GOZO de la Luna, por lo que supone una gran capacidad para transmitir sentimientos con una oratoria conmovedora y gran locuacidad, así como una abundancia de desplazamientos cotidianos. Las relaciones con vecinos, hermanos o el entorno próximo serán abundantes. A menudo supone un buen número de hermanos (del sexo indicado por el signo que ocupa), con los que les une un fuerte vínculo emocional y protector, pues quizá haya tenido que hacer de "madre" de alguno de ellos.
Cuando está mal aspectada puede suponer una locuacidad excesiva y demasiado subjetiva, por lo que puede caer en la charlatanería o acabar literalmente "aburriendo" al interlocutor.

MERCURIO EN CASA 3:Intelecto concreto sumamente desarrollado, que no pierde detalle. Espíritu vivaz, observador e ingenioso, hábil para la comunicación y las réplicas agudas. Siempre tiene algo que decir sobre cualquier asunto, pero puede meter la pata expresando opiniones antes de tener conocimiento de todos los hechos.
En otro orden de cosas, suele indicar al menos dos hermanos, del sexo indicado por el signo en que se encuentre, con los que hay una considerable y frecuente comunicación. También indica numerosos y variados desplazamientos cotidianos de corto radio de acción, así como varios vehículos o medios de transporte habituales.

VENUS EN CASA 3: Facilidad de comunicación: conversación y oratoria agradable, respetuosa y bien educada. Sabe escuchar y participar con ecuanimidad y elegancia. Expresión dulce. Adaptabilidad intelectual y facilidad de relación con hermanos, vecinos y el entorno próximo, que resultan muy cómodas. Desplazamientos cotidianos confortables.
Cuando está mal aspectado, puede suponer una cierta frivolidad e irresponsabilidad en las afirmaciones, así como conversaciones excesivamente ociosas y vacías de contenido. Si el mal aspecto proviene de planetas "duros" (desafortunados), puede haber una fuerte contradicción entre la aparente dulzura de las palabras y la dureza del contenido de éstas.

MARTE EN CASA 3: Intelecto concreto directo, espontáneo y mordaz. Palabra convincente, capacidad para la arenga, aunque también es capaz de hablar con gracia y desenfado. En otro orden de cosas, suele indicar un hermano deportista, o enérgico o dinámico, del sexo indicado por el signo en que se encuentre, con el que hay una actividad común (o también rivalidad). También indica que se dedica mucha energía a los desplazamientos cotidianos de corto radio de acción.
Cuando está mal aspectado, puede ser de palabra agresiva, cáustica e incluso grosera, lo cual le puede traer problemas con el entorno próximo, rivalidades en la escuela, así como con vecinos y hermanos. Además, puede indicar averías en el vehículo, que también puede sufrir algún tipo de robo o vandalismo. Debe evitar la conducción temeraria.

JÚPITER EN CASA 3: Sabiduría en las afirmaciones; percepción amplia de los detalles, capacidad de síntesis. Facilidad para los estudios, sobre todo en la escuela primaria. Facilidad para escribir, enseñar, dar conferencias, hablar en idioma extranjero. Sabiduría para encontrar lugares nuevos. Relación expansiva y afortunada con hermanos, vecinos y entorno próximo. Gran capacidad de convicción.
Cuando está mal aspectado puede suponer una locuacidad excesiva y una sobrevaloración de las propias afirmaciones; y a veces irresponsabilidad, incongruencia o abuso en las mismas. En casos extremos, puede suponer una gran capacidad demagógica y de manipulación de las ideas, cuando éstas entran en contradicción con la moral colectiva. Debe tratar de evitar que su facilidad de expresión se convierta en un arma perversa, asegurandose de la congruencia moral de sus afirmaciones.

SATURNO EN CASA 3: Expresión exacta y precisa. Limitaciones a la hora de expresar sus ideas, o miedo a ser malinterpretado, por lo que a menudo es parco en palabras, e intentará expresarse de manera irreprochable. Capacidad de razonamiento matemático o numérico considerable. Prudencia en la expresión verbal, en las relaciones sociales y en los desplazamientos cotidianos, en los que no quiere correr ningún riesgo.
Cuando está mal aspectado indicará lo mismo, pero puede resultar tímido, altivo, arrogante o estúpido, poco natural en la expresión. Puede despreciar los pensamientos o palabras de otros tachándoles de demasiado racionales, resultar demasiado rígido en sus opiniones. Puede indicar falta de hermanos en la niñez, o hermanos que viven lejos del hogar o con los que es difícil comunicarse o que suponen una responsabilidad o una pesada carga. A veces indica mudez, tartamudez o problemas en la escolarización primaria o por subestimación respecto de los compañeros. También indica problemas con el transporte, las comunicaciones y desplazamientos cotidianos.

URANO EN CASA 3: Pensamiento intuitivo, original e inventivo. Siempre busca su propia manera de entender las cosas. Captación instantánea de los conceptos, rapidez mental. Gran capacidad para los estudios científicos y matemáticos. Claridad desapegada que le permite resolver rápidamente los problemas o encontrar respuestas. A menudo es muy distinto de sus hermanos, vecinos y entorno próximo.
Cuando está mal aspectado puede suponer diferencias demasiado grandes con los interlocutores, tendencia a llevar la contraria o a adoptar siempre una posición demasiado peculiar, que le aparta del grupo.

NEPTUNO EN CASA 3: Indica una gran necesidad de idealizar a los hermanos, vecinos y personas del entorno próximo. Por eso les consentirá todo y les justificará, al margen de cualquier consideración objetiva; a veces indica relación con personas alcohólicas, demasiado soñadoras o poco integradas socialmente. Necesita a menudo comunicar sentimientos y sensaciones. El sujeto se expresa de manera poco rigurosa, pero con gran sentido poético; logra comunicarse sin recurrir a la precisión de términos.
Cuando está mal aspectado, puede suponer una cierta confusión mental e imprecisión de términos que puede perjudicar el aprendizaje en la edad temprana. Así mismo, puede indicar relaciones viciadas con el entorno, malas compañías a las que el sujeto idealiza, o que pueden inducir a la mentira o la falsificación de la información.

PLUTÓN EN CASA 3: Mente profunda, incisiva y penetrante; capacidad para la investigación. Valentía en las afirmaciones, arenga profunda. Capacidad de transformar el entorno próximo, a los hermanos y vecinos.
Cuando está mal aspectado puede suponer una crítica excesiva, destructiva o excesivamente corrosiva. Pasión excesiva en las afirmaciones. Intolerancia o exigencias excesivas entre hermanos, celos, envidias, etc. Injusticias en la escuela primaria.