Pero ¿quién nos ha engañado?
Cuando se destapa un engaño, ya hay otro en marcha

Sergio Rivillo

La gran mentira de la actual crisis está en el atributo de "económica". Los problemas económicos son tan sólo una de las consecuencias de algo mucho más grave y más profundo, una crisis ética y de valores, así como un gran nivel de autoengaño que afecta a toda la humanidad.

Y, para colmo de males, los medios de comunicación, otrora adalides de la libertad de expresión, provocan ahora una confusión generalizada, en connivencia con los grandes trusts publicitarios, los políticos, los centros de poder y lo políticamente correcto.

¿Se han arruinado todas las cosechas del mundo?¿Ha dejado de manar el petróleo?¿Unos inidentificables seres oscuros se han puesto de acuerdo para vaciar de dinero el sistema? No nos engañemos: las actuales dificultades económicas a nivel mundial se deben a, por lo menos, 4 factores: Consumo superfluo, publicidad engañosa, acoso mediático y corrupción generalizada. Y cada uno de estos factores actúa en colaboración. Me explicaré con ejemplos concretos.

Manipulación desinhibida

Consumo superfluo

Podríamos prescindir de la mayor parte de lo que consumimos en los paises "desarrollados". Por ejemplo: Casi todos los vehiculos a motor se anuncian como "ecológicos". Pero son los causantes de la mayor parte de la contaminación en las ciudades, donde vive la mayoría de la gente. Uno de los vehículos más contaminantes, los 4x4, rara vez es utilizado para lo que se supone que han sido fabricados (y mejor que no lo hagan): para transitar por terrenos difíciles, caminos rurales, etc., pero están en manos de habitantes de las ciudades. Y son mucho más caros que el utilitario que utilizamos para transportar, al fin y al cabo, una o dos personas. Pero dan prestigio, como hablar de medio ambiente, por eso se anucian como "eco", y los compran personas que hablan, como todo el mundo, de ecología. ¿Paradoja? No, cinismo, hipocresía y cosas peores.

Publicidad engañosa

Hay algo peor que la mentira: el engaño. Y la publicidad no miente, engaña. Lo voy a ilustrar con un par de ejemplos.

Dice un anuncio "con este coche consumes menos combustible, por eso beneficias al medio ambiente". Pero bueno ¿menos que qué?; que yo sepa el comparativo "menos" se utiliza en relación a lo comparado. Y ¿cómo se puede beneficiar al medio ambiente con algo que echa humo? Se atreven a afirmar estas cosas porque, supongo, debemos estar ya medio descerebrados. Si tal anuncio fuera veraz diría "con este coche consumes menos combustible, por eso beneficias perjudicas al medio ambiente".

El consumo superfluo se expande gracias a la publicidad engañosa. "Mantequilla baja en sodio, rica en potasio" (y 0,5 Euros más cara). No es mentira, es peor, es un engaño, que es peor que la mentira. La mantequilla siempre fue baja en sodio, por eso existe la mantequilla salada; si no le echamos sal, poco sodio puede tener la mantequilla. Y lo de "enriquecido en potasio", como la gente no sabe cuánto potasio necesita, y además el potasio es amargo y estropearía el sabor, pues la solución está en echar sólo algún milígramo de cloruro potásico, casi imperceptible y prácticamente gratis para el productor, pero a ti te cobrarán 0,5 Euros más. En ningún momento te han mentido, pero te han engañado.

Acoso mediático

Los "libros de estilo" de periódicos y medios de comunicación, lo "políticamente correcto", está haciendo que los medios de información, en lugar de informar, se dediquen a "educarnos" a conveniencia. Esto está ocurriendo, sin ir más lejos y por poner un ejemplo, con la Astrología. Gracias sobre todo al afán de notoriedad de unos supuestos "científicos", que han llegado a firmar manifiestos en contra de la Astrología en varios países (y siempre desde el desconocimiento de la misma), la Astrología es oficialmente una ciencia falsa; los astrólogos son unos estafadores, o se engañan a sí mismos, y desconocen la precesión de los equinoccios; vamos, que son un poco retrasados y/o de peor calidad moral que lo que puedan llegar a ser los políticos, los abogados y, por supuesto, que los periodistas, supuestos adalides de la "libertad de expresión" (...y de la maledicencia, diría yo). Antiguamente había quemas de libros (recordemos la gran pérdida que supuso para la humanidad la quema de la Biblioteca de Alejandría), y hoy hay acoso mediático, con unos efectos equivalentes. En realidad siempre ha existido el acoso, la competitividad y la ferocidad humanas; como hoy en día están muy desarrollados los medios de comunicación, pues tenemos acoso mediático.

Los periodistas no son médicos, pero hablan de medicina (y de física cuántica, y de lo que haga falta). El ministro de educación rara vez es un educador, sino un político... vivimos en "el mundo libre", tan libre que hay libertad para engañar, y se engaña continuamente, y nos engañamos a nosotros mismos. Oficialmente toda la crisis se debe, resumiéndolo mucho, a que "no hay dinero".

Corrupción generalizada

Los Ayuntamientos, más o menos democráticos, y (gobiernos locales en general) son "la mafia". Un medio para enriquecerse, como la construcción especulativa. En los pueblos de muchos lugares, y más a menudo en los pequeños y medianos, el alcalde es, de hecho, constructor, el principal constructor del pueblo, o su primo, y está "forrado" de dinero. Esto lo sabemos todos. Debe ser que son más listos que los demás.

El voto se compra, y con descaro; lo hacen todos los gobiernos. Se apruaban presupuestos nacionales con el voto de los gobiernos regionales (autonómicos, subáreas nacionales, etc.) a cambio de dinero, de miles de millones, algo que nunca pueden compensar los fondos de compensación interterritorial, con lo que las diferencias regionales se agrandan. Esto ocurre cada cierto tiempo y se publica en la prensa. Como el común de los ciudadanos no entiende de cifras con más de tres ceros, se le puede decir descaradamente y, además, de paso, se le acostumbra.

Y a un nivel mundial, por poner tan sólo un ejemplo más, el país más rico del planeta, el que más contamina, se niega a firmar el protocolo de Kioto; y un largo, larguísimo, etcétera.

Los engaños de Bush llegaron a un extremo con el asunto de las supuestas armas de destrucción masiva de Saddam, y fue reelegido. Pero los diversos manejos, engaños y autoengaños, de individuos y de sociedades enteras, que no son nada nuevos, han alcanzado un máximo que ha desatado la crisia actual.

Conclusiones y aclaraciones

Tan simple como esto: Estamos haciendo el tonto y, mientras, nos seguimos cargando el planeta.

¿Cómo se puede llegar a estas conclusiones?¿Cabe una lógica astro-lógica, de dimensiones "cósmicas"? Sería largo y complejo de explicar, pero es un hecho que durante estos años, considerando la parte del cielo que recorren entre 2007 y 2010, Saturno se opone (lo cual implica problemas) a Urano, y ambos forman una cuadratura (también problemática) con Plutón. Saturno simboliza las grandes estructuras sociales, Urano la tecnología y medios modernos de comunicación, y Plutón los grandes poderes fácticos (ya sean políticos o económicos). Y entre tanto la Luna (el pueblo, la gente, los habitantes), que es un "astro" de movimiento mucho más rápido, va dando tumbos entre uno y otro de esos planetas lentos. Es decir, más o menos lo que he ilustrado con los ejemplos anteriores, pero podemos dejar la Astrología para otro día, no sea que piensen que soy un charlatán... [ver enfoque astrológico: Se avecinan años muy malos]

Sergio Rivillo 10/Nov/2008
sergio@astralis.es

...y una vez que dejamos de mirar al cielo, podemos considerar que la Astrología es una falsa ciencia

Pulsa para AGRANDAR